FANDOM


Durante milenios la gente siempre ha estado acostumbrada a las cosas cotidianas que hay a su alrededor. No conocen o no se imaginan lo que puede haber mas allá. Solamente pocas personas lo piensan, pero ese pensamiento se borra en solo segundos. Todo porque no se puede cambiar el mundo con el girar de tu dedo. Pero...¿se podrá?.

Una estudiante de secundaria permanecia dormida entre las sabanas de su cama. Reposaba casi inconsciente, Su sueño no podia ser interrumpido casi por nada. Grillos, buhos, las ramas de los árboles golpeando a su ventana en el segundo piso, nada lograba despertarla, o eso era lo que la chica pensaba.

>. Resonaba fuertemente una alarma en forma de huevo que al abrirse y cerrarse producia el horrible ruido. La joven salio de su cama de un solo salto y aterriso de pie para dar un enorme bostezo.

>. Pensó la chica quitandose la pijama. Poseia un brillante cabello rojo y unos ojos parecidos al color del chocolate. >. Se decia Keyko a si misma mientras bajaba encaminada a la cocina. Se deslizo por el barandal y realizando una acrobacia llego a sentarse a la mesa con una sonrisa.

-Al fin despertaste, crei que tendira que ir y empaparte como siempre. Comentó un hombre alto de 20 años. Se encontraba frente a la estufa preparando el desayuno, su nombre era Dante, el tercer hermano mayor de Keyko y quien se ocupaba de los queaceres de la casa durante la mañana.

-Muy gracioso- Contesto con sarcasmo- No estoy de buen humor por las mañanas, ¿me podrias traer el desayuno, se me hace tarde para la escuela. Replico Keyko esperando su desayuno. Dante ya esperaba la tipica reacción de una chica de su edad. Mientras esperaba Keyko aprovecho para tomar su mochila que se encontraba en la sala, Esta era de un color crema con dos botones y un cierre que simulaban una cara muy terrorifica.

-A ti siempre se te hace tarde, mama estubo embarazada de ti 11 meses. Agrego un joven de dieciocho años sentado en el sofa mirando un partido de futbol, este era Rodrigo, el segundo hermano mayor de Keyko, el que mas se mete en problemas en la casa, claro, como cualquier hombre semiadulto que apenas habia alcanzado la madurez fisica.

-Al menos no fueron 12 como a ti. mama celebro su cumpleaños y tu se lo arruinaste cuando decidiste salir a dar un vistazo. Añadio Keyko encarando a su hermano mayor.

-¡Quien te conto eso!?. Pregunto avergonzado El joven levantandose del sofa. Al instante un hombre de cabellos castaños levanto su mano a modo de respuesta, se trataba de Eliot, el cuarto hermano mayor de Keyko, a su edad de 26 años se esperaria que viviera solo, pero con sus dos padres viajando por el mundo, el y sus hermanos debian quedarse a cuidar de sus tres hermanos menores- Luego me las arreglare contigo. Comento Rodrigo sentandose de nuevo en el sofa.

-No podrias ni aunque lo intentaras, soy almenos ocho años mas grande que tu. Agregó el hombre de cabellos castaños mientras servia el desayuno de Keyko en la mesa.

>. Penso Keyko mientras se sentaba para desayunar. Pero antes de darse cuenta habia visto el reloj y marcaban las 9:00 am. Justo la hora en la que entraba a la escuela. Salio apresurada con un pan tostado en la boca, giro en una avenida tomandose del poste de telefono para girar mucho mejor, pero termino descuidadamente termino chocando contra una pobre victima.

-Auch, eso dejara marca- Keyko se froto la cabeza instintivamente, despues recordo las ultimas escenas que habian sucedido antes de la colisión- Lo siento, lo siento, lo siento!- se disculpo repetidas veces mientras ayudaba a levantarse a la chica con la que habia chocado. Esta era de unos hermosos ojos esmeralda convinados con un cabello color verde. Keyko al instante pensó que se trataba de algun tinte especial para el cabello- Perdona, no fue mi intención atropellarte. La chica solto una simpatica risilla.

-Descuida, no hay cuidado, mi nombre el Julia Felivene. Dijo la chica presentandose ante Keyko, sus modales eran magnificos y delicados, escondiendo la verdadera naturaleza de la chica. Keyko correspondio al saludo y tambien se presento.

-Soy Keyko de Kalixto, y perdon por chocar jeje...de nuevo -Dijo disculpandose otra vez- Hacia donde te diriges?.

-A la escuela, estudio en la Northighton de Minnesota. Respondio Julia alegremente.

-Es la rival de la mia, estudio en la Southighton. Comento Keyko sujetanto su mochila por uno de sus hombros.

Keyko recordaba que se le hacia tarde, asi que se despidio de Julia y emprendio rapidamente el camino hacia su escuela. Quedaba un poco lejos, a unas 4 cuadras mas. Al acercarse pudo ver que las puertas comenzaban a cerrarse, asi que decididamente dio un salto alcanzando llegar hasta el otro lado de la reja.


Aliviada por haber llegado más o menos a tiempo atravesó la escalera de entrada y se escabullo por los pasillos de puntas sin hacer ruido, no quería llamar la atención del vigilante de pasillos cuyo único fin era meter a Keyko en problemas, ya que sabía que era costumbre de ella llegar cuando las clases estaban por empezar. Pero Keyko no estaba de humor para recibir su castigo habitual. Por fortuna para ella no se había encontrado al molesto vigilante mientras rondaba buscando el salón y pudo entrar a clases 3 minutos antes de que el maestro pasara por la puerta.

Pero el vigilante de pasillos o los maestros no eran lo único malo de la escuela, había algo peor.

Unas horas de clase más tarde (Y después de la hora del receso claro) Keyko empezaba a sentir la pesadez que traía consigo la escuela:

>. Pensaba para sí misma intentando matar el tiempo que pasaba en su asiento. Después volteo hacia atrás y hacia los lados y noto que sus compañeros tenían la misma cara de circunspección que ella tenía hace pocos minutos. Suponiendo que el maestro no pondría atención a nosotros ni nosotros a él, Keyko se puso a ver hacia la ventana.

Miraba esperanzada al cielo por horas, no se preocupaba mucho por el transcurso del tiempo, la escuela no era un problema para ella, solo una que otra materia de calculo que se le complicaba mucho a veces. Mientras oteaba el cielo desde el segundo piso podia ver nubes de distintos tamaños, se formulaba preguntas extrañas y consideraba opciones descabelladas de las que muchos se reirian, sin embargo ella tenia una mente abierta que muchos sueñan con tener, una mente que estaba por revelarle un increible secreto.

Keyko salió de la escuela y se quedo en la cancha de juegos de la escuela. No le veía el caso llegar a casa temprano. El hecho de que no quisiera estar en el aula escribiendo cosas aburridas no quería decir que no le gustara la escuela, lo único que le gustaba de ese lugar era destrozar la pared con las pelotas que la escuela guardaba en el depósito. La cancha al aire libre del patio era perfecta, la poca luz que el sol ofrecía al atardecer la hacía sentirse fuerte e intensa, tanto que las primeras patadas que le deba al balón eran suficientes para dejar algunas marcas irreparables a la pared.

Al salir de su entrenamiento y efimera diversión, ya era algo tarde. El cielo anaranjado indicaba la partida del sol, asi que Keyko decidio tomar el atajo a su casa que quedaba por la plaza central de la ciudad. Mientras paseaba por ahi intentando matar el tiempo, comenzo a sentirse un poco mareada, sus ojos comenzaban a dolerle y su vista dio vueltas como un una montaña rusa, durante unos segundos empezo a ver colores purpura que se desvanecieron como la niebla frente al sol, despues noto algo increible, la plaza que desbordaba de gente habia quedado desierta.

-¿Que extraño, a esta hora la plaza deberia estar llena de gente. Se dijo a si misma mientras caminaba por el deshabitado lugar; repentinamente mientras caminaba una roca paso frente a ella estrellandose contra el suelo.

-¡Alejate de aqui!. Grito una joven de cabellos verdosos que llevaba puesto un sobrero de copa con una carta de joker atada con una cinta de liston. Llevaba como arma un baculo magico con una gema verde en la punta y una capa negra con verde que le cubria la espalda. Al mirar detalladamente, Keyko pudo notar que se trataba de la misma chica que habia conocido esta mañana.

-Julia eres tu?. Inquirio Keyko acercandose un poco. Los labios de julia se movieron recitando un encantamiento que sorprendentemente Keyko pudo comprender.

-kace yamenjakan. Recito Julia pausadamente al mismo tiempo que su baculo se iluminaba con una brillante luz verde. Keyko de repente sintio la necesidad de correr sin detenerse, sus pies se movieron por si solos y empezo a correr. Cuando el hechizo se disipo no habia avanzado demasiado, solo un par de cuadras, asi que determinada decidio volver para averiguar lo que sucedia.

-Que bien, no hay heridos por aqui. Dijo Julia revisando con la mirada por si habia quedado alguien alrededor.

-Que tonta, de veras crees que evitaras que te elimine o que devore a la gente de por aqui?. Pregunto un gran minotauro de tres metros de alto. Portaba un taladro mecanico en su mano derecha y un hacha que lucia muy pesada en su mano izquierda.

> Pensó Julia preocupada por la situación en la que se encontraba.

-Ahora te aplastare y te comere como una tortilla. Exclamo el Minotauro levantando su pie frente a Julia.

- Mejor tragate esto! -Julia extendio su baculo frente al minotauro y recito otro encantamiento- "¡Rusien Yantur!". Al terminar de recitar el encantamiento, el cuerpo de Julia se ilumino de una magnifica luz verde que atraia los elementos de la tierra como un iman para asi transformarse en un dragón terrestre, los elementos ya antes mencionados formaban parte del cuerpo del dragón.

-¡Si crees que con eso me podras ganar estas muy equivocada!. Exclamo el minotauro comparando su tamaño con el de Julia que en ese momento era solo un poco mas grande que su adversario.

-Segun yo, como van las cosas, solo te queda rendirte porque con mi tamaño no podras vencerme.

Keyko se encontraba cerca de la zona espectando la lucha entre Julia y el minotauro. No lograba comprender lo que estaba sucediendo, en un momento se sentia mareada y despues estaba admirando una batalla de fantasia que solo visualizaba en los libros, esta vez habia una gran desimilitud con sus libros de texto, esta vez, era real. Julia intentaba derrotar a su oponente batiendo su cola con ferozidad, ese conjuro solamente la convirtio en un dragón, pero no poseia todas las caracteristicas de uno por ser incompleto, todavia no poseia el tamaño de 10 metros que tiene un dragón adulto, ni tampoco podia lanzar fuego o tan siquiera batir un par de alas de las cuales carecia y sin las cuales solo parecia una lagartija super desarrollada. no sabia si el motivo de la desperfecta transformación era por ser una adolescente o por no haber pronunciado bien el hechizo. El minotauro acesto un golpe fulminante en el estomago de Julia con su taladro mecanico lastimandola gravemente, el impacto ocasiono que el hechizo se rompiera, volviendo asi Julia a su forma humana y desplomandose sin fuerzas en el duro suelo. > Pensó mirando brevemente al minotauro que se acercaba. En ese instante Keyko alarmada se aproximo hacia su amiga extendiendo su mano, esta comenzo a brillar con un aura rojiza de la que salio fugazmente una bola de fuego que golpeo al minotauro en la cara.

-¡Que fue eso?!. Pregunto el minotauro desconcertado por el golpe.

-¿Yo hize eso?. Se pregunto a si misma. Julia semiinconsiente habia recordado un poder semejante en las hadas de fuego que habitaban en los volcanes, entonces Julia levantandose adolorida grito a Keyko: "¡Extiende tu mano de nuevo hacia el!". Keyko un poco insegura estiro su mano en dirección al minotauro y esta iluminada con la misma aura empezo a disparar una tormenta de bolas de fuego.

-¿Una criatura de fuego?. Se pregunto el minotauro cubriendose de espaldas. Mientras se encontraba distraido Julia aprovecho para golpearlo con un gran martillo de madera que habia invocado con un hechizo. El minotauro cayo desmayado al igual que Julia quien ya se encontraba muy debil.

Ratos mas tarde Julia empezo a despertarse, se froto los ojos y observo al minotauro en el suelo. Asombrada miro alrededor y pudo ver a Keyko sentada junto a ella sujetando una soga que estaba atada al cuello y manos de la gran bestia.

-¿Quien derroto a Horrow?. Pregunto Julia exhausta por el implacable combate que habia tenido.

-Pues no fue superman, eso si te digo- Respondio Keyko creando una situación comica- Supongo que tampoco eres normal cierto?.

-¿Tu fuiste quien derroto a la bestia?. Interrogo Julia viendo detenidamente a Keyko.

-No, yo solo fui el cebo. Respondio la pelirroja esbozando una sonrisa. ya era de noche, las estrellas cubrian todo con su manto nocturno y las cigarras y los grillos hacian sonar una agradable eufonia.

-Nunca crei que me encontraria un hada de fuego justo aqui. Dijo Julia contemplando el velo nocturno asombrada. Y era cierto, muchas veces habia visto criaturas magicas cerca de ella, cosas que no se veian con normalidad, pero que siempre le fascinaron y no creyo encontrarse a un mortal que tuviera poderes mágicos tan poderosos, aquellas bolas de fuego que recordaba tenian mucha mas potencia que las que ya habia visto lanzar a las hadas de los volcanes.

-Sobre eso, ¿podrias darme una explicación? me siento confundida al respecto. Dijo Keyko. Julia estaba desconcertada por la posición de Keyko, era un hada de fuego ¿o no? tenia poderes mágicos identicos a las hadas de fuego, pero ella era mucho mas grande de lo normal, y según lo que habia leído, las hadas no podian adoptar forma humana.

-No se si pudiera dartela yo, es la primera vez que veo a un ser mágico como tu. Comentó recogiendo sus piernas por el frio de la noche. Keyko pensó que deberia sentirse alegre en ese momento, y lo estaba en mayor parte, pero se sentia muy confundida por no saber verdaderamente quien o que era, pero intento ver el lado positivo de la situación, fue entonces cuando recordo lo que sujetaba con la cuerda- Oye, y que haremos con esto?. Pregunto señalando a Horrow que estaba inconsiente en el piso.

-Podriamos llevarlo con mi abuela. Sugirio Julia levantandose del suelo y atando con muchos mas nudos al inconsiente minotauro.

-Que tal si lo llevamos con mi hermano para que lo destripe y consigamos cena gratis?. Pregunto en broma.

-...Mejor con mi abuela. Añadio Julia dandole mas importancia a su idea anterior. Ambas llevaron al minotauro a rastras por la ciudad. Keyko recordo que ya eran las 9 de la noche y tenia que llegar a casa, pero no podia darse el lujo de perderse algo tan asombroso, estaba ansiosa, ya que queria ver mas de lo que significaba el mundo mágico donde se encontraba, y mas aún, lo que ella podria o no podria ser.

Opciónes: Capitulo 2: Camino al laberinto

regresar a la lista de episodios Notas del Autor(a):

Estoy reescribiendo toda la Novela de Hidden para que sea mas emocionante como la primera vez que comenze a escribirla, espero que les guste y que comenten, recuerden que la magia empieza cada vez que tu quieras, porfavor visiten la pagina y comenten.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar